Publicado por Pablo Guerrero y Holly Koehler 

22 de junio de 2015

Holly Koehler es la vicepresidenta de políticas y divulgación de International Seafood Sustainability Foundation (ISSF), y Pablo Guerrero es el coordinador de temas relacionados con el atún del océano Pacífico oriental para la Iniciativa de Pesca Inteligente del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF), con sede en Ecuador.

Delegados de todo el mundo se darán cita la semana próxima en Guayaquil (Ecuador) para la reunión anual de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT). Este órgano directivo es responsable de la gestión de los recursos atuneros del océano Pacífico oriental (EPO) y es el más antiguo del mundo. Las prácticas óptimas, tales como el logro de una cobertura íntegra por parte de observadores en ciertos buques cerqueros y una completa recogida de datos, han sido la norma aquí durante bastante tiempo, lo cual ha hecho de la CIAT un líder en ciertas áreas. Aun así, como es el caso de todas la OROP del atún, las naciones pesqueras deben seguir mejorando y fortaleciendo sus esfuerzos para gestionar los recursos vitales de su región con el fin de mantenerse al día en relación con normativas internacionales en evolución y con las expectativas de mercado.

Conservación del atún 

El WWF y la ISSF reconocen los pasos que ya ha dado la CIAT con el fin de controlar los stocks de atún de aleta amarilla y de atún patudo en el océano Pacífico oriental. Aunque esta iniciativa parece estar dando resultado y según evaluaciones actualizadas ninguna de las dos poblaciones está siendo sometida a sobrepesca, la biomasa de reproductores de los stocks de atunes aleta amarilla y de atunes patudos se acerca al nivel del rendimiento máximo sostenible (MSY). Asimismo, existe una considerable incertidumbre acerca de estos resultados ya que son bastante sensibles a suposiciones, tal como el uso de una relación entre stock y reclutamiento. Considerando las incertidumbres en las evaluaciones y los aumentos probables en la capacidad pesquera y el esfuerzo pesquero con objetos flotantes, la ISSF y el WWF instan a la CIAT a monitorear la situación estrechamente y a prepararse para implementar medidas más firmes en el futuro.

La situación del atún de aleta azul del Pacífico es diferente. La última evaluación y proyecciones reiteran que el stock está drásticamente reducido, que la mortalidad de los peces sobrepasa todas las proxys razonables de la FMSY o nivel máximo de mortalidad pesquera. Y la recuperación del stock podría retrasarse aún más si continúa la situación actual de bajo reclutamiento, la cual depende en gran medida de una importante población base adulta en la población. Se toma nota de las medidas de conservación complementarias adoptadas por la WCPFC (Comisión de Pesquerías del Pacífico Centro-Occidental), las cuales dictan reducciones en las capturas de atunes de aleta azul del Pacífico que pesen menos de 30 kilos, pero también se debe poner en práctica la conservación de stocks reproductores. El WWF y la ISSF respaldan firmemente los límites de capturas recomendados por el personal científico en relación con el atún de aleta azul del Pacífico en el océano Pacífico oriental, según se describen en la Resolución C-14-06, pero recomienda una vigilancia estrecha de las pesquerías y de las capturas, así como la realización de una evaluación revisada de los stocks de atún de aleta azul del Pacífico en la primera parte de 2016. Asimismo, instamos a la CIAT y a la WCPFC a que colaboren en la gestión del atún de aleta azul del Pacífico a través de la conservación equilibrada de los stocks de peces adultos y jóvenes.

Reglas de control de recolección (HCR) y puntos de referencia

Con una gestión adecuada, la sobrepesca no debería ser nunca un problema. Todos los stocks de atún de la región se beneficiarían si se contara con puntos de referencia bien definidos y con reglas de control de recolección predeterminadas. La idea subyacente es sencilla: los científicos hacen uso de los datos más recientes disponibles para determinar cuánto atún se puede pescar de cada stock y en qué momento debe reducirse la pesca. Las naciones pesqueras pueden utilizar esos puntos de referencia para determinar qué debe pasar automáticamente si un stock alcanza su punto límite. Dado que las OROP sólo se reúnen una vez al año y que a veces los asuntos políticos impiden o retrasan los acuerdos sobre acciones necesarias, se precisa un desencadenante que ajuste el sistema de ordenamiento pesquero y que asegure que los stocks nunca se vean sometidos a sobrepesca.

El WWF y la ISSF aplauden las medidas tomadas por la CIAT en 2014 con el fin de adoptar puntos de referencia objetivo y límite interinos, así como reglas HCR interinas para los atunes tropicales. Este año, instamos a la Comisión a adoptar la recomendación realizada por el personal científico para el establecimiento de reglas de control de recolección con una cronología específica para que las reducciones alcancen un nivel de rendimiento máximo sostenible (FMSY) y la reconstrucción de marcos temporales en caso de hacerse necesario. Asimismo, dado que reconocemos que existen ciertas incertidumbres, instamos a la Comisión a que se pongan a prueba las HCR y los puntos de referencia para confirmar su solidez con respecto a las principales incertidumbres sobre la evaluación, tal como la relación stock-reclutamiento.

Acerca de la capacidad pesquera 

Todos hemos oído el concepto de “Pocos peces y demasiados pescadores”. A pesar de que la CIAT lleve ventaja al resto de las OROP al contar con un registro cerrado de buques –lo cual significa que no se pueden añadir nuevos buques a la región–, esto es sólo el primer paso. Las naciones miembro deben ahora esforzarse por reducir finalmente el número de buques autorizados para la pesca del atún en el Pacífico oriental. Felicitamos a la CIAT por celebrar su Taller de expertos técnicos sobre la capacidad pesquera de las flotas atuneras en el Pacífico oriental el año pasado; la ISSF participó complacida en él. La ISSF y el WWF apoyan firmemente las recomendaciones del taller a fin de fortalecer el Plan para el Ordenamiento Regional de la Capacidad Pesquera de 2005 e instan a la CIAT a que las ponga en práctica para reducir la capacidad actual, la cual sobrepasa con creces la productividad de los recursos. También recomendamos que la CIAT considere los resultados del taller de la ISSF celebrado en 2014 acerca de la transferencia de capacidad pesquera de países desarrollados a países en desarrollo en sus discusiones sobre gestión de la capacidad. Se puede acceder aquí al informe del taller: http://iss-foundation.org/resources/downloads/?did=522

Gestión de dispositivos de concentración de peces (FAD)

La ISSF y el WWF reconocen el considerable avance realizado por la CIAT en la Resolución C-13-04 referente a la gestión y divulgación de información sobre dispositivos FAD. La ISSF ve con agrado asimismo la decisión de aquellas flotas de la CIAT que han empezado a proporcionar datos sobre dispositivos FAD. Con el fin de que siga avanzando la adopción de medidas de base científica para la gestión de dispositivos FAD, la ISSF y el WWF instan a todas las naciones a que proporcionen datos sobre dispositivos FAD este año, tal como se establece en la Resolución, y a que pongan en práctica el uso de diseños de dispositivos FAD no enredantes con el fin de reducir los enredos de especies incidentales. Éste es un paso fundamental para la reducción de la mortalidad de los tiburones y de otros efectos producidos en el ecosistema del océano Pacífico oriental.

También recomendamos que la industria autorice que el Secretariado de la CIAT tenga acceso a datos sobre la posición de las boyas FAD para análisis científicos, con un desfase temporal de cuatro meses a fin de proteger la información perteneciente al propietario. Por último, apoyamos completamente la recomendación del SAC de 2015 para que la CIAT celebre una reunión con científicos y partes interesadas sobre dispositivos FAD y el efecto de los mismos, e instamos a la Comisión a que establezca dicho grupo de trabajo, tal como lo han hecho la CICAA, la WCPFC y la IOTC. 

La protección de los tiburones y otras especies no objetivo

En cuanto a los tiburones y las capturas incidentales, la CIAT podría realizar importantes avances. Los tiburones afrontan una situación problemática a nivel mundial, y el océano Pacífico oriental no es ninguna excepción. Las OROP pueden y deben tomar medidas más firmes y completas para conservar y gestionar las poblaciones de tiburones. La ISSF y el WWF instan a la CIAT a adoptar las propuestas presentadas por Costa Rica con objeto de requerir que no se separen las aletas de ninguno de los tiburones capturados. También apoyamos las prácticas óptimas de manipulación recomendadas para las rayas mobúlidas e instamos a la Comisión a adoptar las recomendaciones precautorias del personal científico de 2015 para la conservación de los tiburones sedosos, así como su recomendación para que los CPC presenten datos que permitan análisis de riesgos ecológicos de las principales especies de elasmobranquios pelágicos afectados por las pesquerías del océano Pacífico oriental. Asimismo, los buques palangreros deben usar también medidas reductoras para proteger a las aves marinas amenazadas, algo que otras tres OROP atuneras ya han exigido. Por último, la CIAT debe adoptar las recomendaciones del personal científico en relación con la manipulación de tortugas marinas en las pesquerías donde faenan buques palangreros.

Transparencia y cumplimiento normativo

Por último, la CIAT debe mejorar la transparencia que rodea la revisión del cumplimiento de las obligaciones que tienen las naciones miembro hacia la Comisión. Asimismo, se necesitan más mejoras para fortalecer las herramientas de monitoreo, control y vigilancia (MCS), tales como sus sistemas de monitoreo de buques (VMS) y las medidas relacionadas con la lista de buques IUU. La ISSF y el WWF se sienten defraudados nuevamente al ver que el informe del Comité Revisor de 2014 no incluye un resumen de la información sobre el cumplimiento normativo de cada miembro, tal como entendimos que se acordó en Lima el año pasado. Instamos a la CIAT a que aumente la transparencia de su proceso de evaluación del cumplimiento normativo haciendo públicas las respuestas de los miembros en áreas identificadas como de incumplimiento e incluir en el informe del Comité Revisor detalles referentes a cada miembro y a las áreas de incumplimiento de los CNM, así como sus recomendaciones para abordar dicho incumplimiento. También pedimos que la CIAT establezca hitos claros para mejorar el cumplimiento normativo, exigiendo a los estados miembros que presenten un plan de acción sobre cumplimiento en relación con infracciones identificadas, y que empiecen a discutir cómo responderá la Comisión en situaciones de incumplimiento significativo y repetido.

A fin de fortalecer las herramientas MCS de la CIAT, instamos a que ésta continúe reformando sus VMS de base satelital, enmendando la Resolución C-14-02 para garantizar que los datos de VMS estén disponibles para el Secretariado y que se usen con fines científicos o de cumplimiento normativo; asimismo, debe reformar la Resolución C-05-07 de modo que el proceso de listado de buques IUU coincida con las prácticas óptimas. Dichas prácticas óptimas deben incluir disposiciones para la toma de decisiones entre períodos de sesiones; aclarar más los procedimientos de eliminación de buques de una lista; ampliar el tipo de información admisible y armonizar los criterios que constituyen pesca IUU en todas las OROP atuneras.

 

Las naciones pesqueras, así como los estados costeros, se benefician de estas pesquerías y, como resultado de ello, tienen la responsabilidad de colaborar y actuar en favor del interés común; además, esa obligación conlleva el poder de actuar. Esperamos que la semana próxima se ejerza en Ecuador el poder de actuar. La ISSF y el WWF seguirán colaborando con todas las delegaciones de la CIAT durante las reuniones de la semana para obtener resultados positivos en favor de los atunes y los ecosistemas del océano Pacífico oriental. ¿Por qué? Porque los peces son importantes.